Las palabras quizás son lo único que nos queda al final.